Noticias

    FORMACIÓN
    Las escuelas de negocios, a examen

    Casi un tercio de la humanidad navega en Internet
    En la tierra viven 6.896 millones de personas. De ellas, más de 2.000 millones son internautas, según un informe de la ONU, es decir, un 29% de la población mundial o uno de cada tres humanos. Un gran dato que se empequeñece si se compara con la penetración de la telefonía móvil, que cubre a 7 de cada diez personas.
    ¿Dónde hay trabajo en 2011?
    El sector tecnológico es el que más activo se muestra en la contratación en Málaga, en buena parte desde el PTA
    • El sector tecnológico es el que más activo se muestra en la contratación en Málaga, en buena parte desde el PTA
    Con una tasa de paro que se acerca peligrosamente al 30% y una economía sumida en la parálisis, buscar trabajo se parece mucho a ir en pos de agua en el desierto. Una misión que se antoja difícil, casi imposible, pues el mercado laboral no ofrece en apariencia ningún resquicio de esperanza. Y sin embargo, los oasis existen. Perfiles profesionales que, aun en medio de la peor crisis que se recuerda, encuentran demanda por parte de las empresas.
    La citada consultora acaba de publicar el informe 'Los más buscados de 2011', en el que desgrana los perfiles que gozarán de mayor demanda este año: delegados comerciales, programadores Java, médicos de familia, analistas financieros e ingenieros de energías renovables. Además, ofrece otro ranking aún más privilegiado: el de los más cotizados, formado por directores de grandes cuentas, consultores en 'business intelligence', radiólogos, analistas de fusiones y adquisiciones e ingenieros de procesos y calidad.
    Según Kayssi, este estudio es extrapolable a Málaga, especialmente en las áreas comerciales, sanitarias y de ingeniería. «El 80% de los puestos que las empresas nos encargan que cubramos corresponden a delegados comerciales, ingenieros de energías renovables o aeronáuticos y médicos para la sanidad privada», afirma el directivo andaluz de Adecco, quien afirma que la oferta de empleo «ha dejado de caer» e incluso muestra «un ligero repunte».
    Si hay una profesión en auge, es la de programador Java. Todos los expertos consultados coinciden en destacar la fuerte demanda que existe de estos profesionales, «el perfil más común que cualquier departamento de informática necesita», según el informe de Adecco. En Málaga, la existencia del Parque Tecnológico, con firmas de 'software' como Oracle, Huawei, Accenture, Novasoft o Ingenia impulsa aún más esta tendencia.
    Pablo Díaz, responsable de Arelance, una empresa dedicada a reclutar profesionales de la informática en el PTA, explica: «Lo más demandado son perfiles de desarrollo de 'software', en concreto lenguajes Java y .NET, pero la diferencia ahora es que se buscan perfiles altamente cualificados, con especialización en las últimas tecnologías dentro de cada una de las áreas». En este sentido, el socio director de la consultora de recursos humanos Standby, Pedro García, afirma que en estos momentos, «el sector que más profesionales está contratando es el tecnológico», destacando el dinamismo demostrado por multinacionales ya mencionadas como Oracle o Huawei. «Piden ingenieros para posiciones básicas», afirma.
    De prometedor se viene calificando al sector de las energías renovables desde hace años. Más de medio millón de personas trabajan en este ámbito en España y el futuro es esperanzador, ya que la UE marca como objetivo para 2020 llegar al 20% de energía final renovable. Los cambios de normativa y la crisis financiera han congelado los proyectos de huertos solares, pero hay otras energías verdes que siguen al alza y necesitan de ingenieros especializados. Es el caso de las centrales eólicas y las novedosas instalaciones termosolares.
    Lo que no es una moda es la demanda de comerciales. Un clásico de las ofertas de empleo que está más vigente que nunca, ya que con la crisis las empresas necesitan reforzar su vertiente comercial. «Siempre hay oportunidades porque pocos quieren ser comerciales. Son puestos poco agradecidos y con un alto componente de retribución variable, pero a los buenos profesionales de la venta nunca les falta trabajo», apunta el gerente del Instituto Municipal para la Formación y el Empleo, Enrique Nadales. Los perfiles más buscados son «directores comerciales y jefes de venta con un conocimiento técnico adicional», según Pedro García.
    Ámbito sanitario
    Y es que como todo mercado, el laboral también se rige por la oferta y la demanda. Los profesionales menos abundantes son los que más oportunidades tienen de encontrar trabajo. Así ocurre con especialidades médicas como la radiología o la cardiología. La proliferación de clínicas privadas en la Costa del Sol hace que estos facultativos estén rifados. En cambio, la sanidad pública ofrece un panorama menos alentador a los jóvenes licenciados en Medicina dados los recortes presupuestarios.
    Las consultoras de recursos humanos y los servicios de orientación laboral confirman que pese a la crisis, el mercado laboral sigue demandando profesionales, de perfiles muy concretos, eso sí. Y hay ocasiones en las que no los encuentra. «Es cierto que hay poca oferta de empleo, pero hay puestos que por ser estratégicos siguen siendo demandados», expresa el responsable de Adecco Professional en Andalucía, Nabil Kayssi.
    Dentro del ámbito sanitario, pero en un nivel bajo de cualificación, los auxiliares ligados al ámbito de la dependencia también cuentan con bastantes papeletas en la lotería del empleo. Se trata de una profesión que aún no tiene una formación reglada, pero instituciones como el IMFE ofrecen cursos de entre 200 y 300 horas para ofrecer una mínima cualificación a los que quieren orientar su futuro laboral por este camino.
    Cualificación y especialización. Dos palabras que repiten como un mantra todos los que se mueven en el ámbito de la orientación profesional. Desgraciadamente, el mercado laboral malagueño sigue adoleciendo de lo contrario. No hay más que ver la lista de ocupaciones más demandadas por los desempleados en la provincia: limpiadores, dependientes, peones de la construcción y del transporte, administrativos sin especializar, albañiles y camareros.
    • El Gobierno pretende duplicar en 2011 los alumnos de FP a distancia

    ¿Será 2011, por fin, el año de la FP, como ha dicho ya varias veces el ministro de Educación, Ángel Gabilondo? 

    Oposiciones sanitario

    Oposiciones Celadores de Instituciones Sanitarias

    Esta oposición va dirigida a todas aquellas personas que desean obtener un puesto de trabajo fijo, trabajando en instituciones sanitarias públicas. El celador desempeña un papel fundamental en las Instituciones Sanitarias. Desarrolla tareas de traslado de documentos y objetos, vigilancia y custodia del centro donde trabaja, movilización de enfermos, apoyo al personal sanitario y otras tareas auxiliares encomendadas por sus superiores.


    Llena de educación tu portatil

    Una cosa es que Escuela 2.0 lleve las Tecnologías de la Información y el Conocimiento (TIC) a las aulas entre 5º de Primaria y 2º de ESO y otra enseñar con ellas. La integración de los recursos digitales requiere nuevos materiales y servicios didácticos que aprovechen las características de estos equipos: hipertextuales, interactivos, motivadores, facilitadores de la monitorización total del alumnado.

    Retos de la educación en la era digital
    Retos de la educación en la era digital
    Cada vez con mayor frecuencia se suceden informaciones en las que los protagonistas son los menores e Internet. A finales de 2009, investigadores de la Universidad de Navarra concluyeron que el 88% de los menores entre 10 y 18 años son usuarios de Internet y hasta un 71% de los niños de seis a nueve podrían también serlo. En 2010, el informe "Generación 2.0" ha elevado esta cifra al 93 % para edades comprendidas entre los dos y los dieciocho años. Lo más preocupante de estos datos no radica en la condición de internautas de menores, que son nativos digitales, sino en el hecho de que el primer contacto con este medio se realiza a través de amigos, con desconocimiento de padres o educadores y, lo que es más grave, con ignorancia de las consecuencias sobre la propia identidad digital. Si a ello añadimos que mayoritariamente se usan servicios como las redes sociales y que casi un 7% de los menores acepta como amigos a desconocidos, el escenario que se dibuja es realmente preocupante.


    No se trata de demonizar a Internet. La red de redes ha transformado profundamente la sociedad en la que vivimos. Es indiscutible que, gracias a los recursos disponibles en Internet, la circulación de información, ideas y conocimientos enriquece nuestra sociedad y el potencial educativo, formativo y socializador del medio es incuestionable. Pero hay que tener presente que Internet no solo ofrece oportunidades, también tiene riesgos que hay que saber evitar.Sin embargo, este fenómeno se desarrolla en una sociedad que carece de cultura digital. Una gran parte de la población, incluidos muchos de los usuarios habituales de Internet son analfabetos funcionales, respecto del funcionamiento real de los servicios de la Red.En primer lugar, se aprecia una absoluta falta de cultura sobre control de la información personal. Los usuarios tienden a pensar que en Internet todo es gratis y a aceptar sin dudar cuantas condiciones les impone el proveedor de servicios. Con esta actitud el usuario desprecia absolutamente el valor que para él posee su información personal y suele configurar sus espacios de Internet permitiendo un acceso abierto. Paradójicamente, mientras en el mundo físico exigimos cada vez mayores medidas de seguridad, en Internet no le concedemos ningún valor. Esta situación se agrava en el caso de los menores que, por naturaleza, adoptan una actitud confiada y curiosa ante todo lo que les rodea y tienden a compartir información sensible sin filtro alguno.A esta carencia se une la falta de conciencia del respeto que se debe a los otros, al resto de personas con las que nos relacionamos. Así, por ejemplo, se publican, cuelgan, etiquetan y comentan fotografías de otras personas sin su consentimiento y sin su conocimiento. No importa si son o no adecuadas, no importa si pueden afectar a la imagen pública o a las oportunidades laborales futuras del menor o adolescente. Basta con que sean "divertidas".En un contexto así, no se es consciente de que el acceso a datos personales constituye, en muchas ocasiones, el primer paso de una cadena que puede conducir a graves violaciones de la intimidad y de la integridad psíquica, e incluso física, del menor.El Derecho ofrece respuestas ante estos fenómenos tanto en el ámbito de la protección de datos personales como en el de la legislación relativa a la protección del menor. A través de las Agencias de Protección de Datos se constatan, día a día, graves carencias en nuestra sociedad. Las Agencias de Protección de Datos españolas han desarrollado una intensa actividad en su ámbito de competencia. Se ha tratado de fomentar la conciencia social mediante la elaboración de guías prácticas y de producciones multimedia, impulsando estudios, proporcionando documentación en entornos educativos e incluso a través de planes de voluntariado. Cuando ha procedido se han aplicado los mecanismos de sanción que la legislación ofrece. Asimismo, en los últimos años se ha señalado la importancia del fenómeno ante los órganos legislativos y las autoridades educativas.También la sociedad civil ha participado intensamente en esta reivindicación de la privacidad y la seguridad de los menores y, afortunadamente, comienza a apreciarse el nacimiento de una cierta inquietud en nuestra sociedad. En particular, hemos asistido en los últimos meses, a movimientos de los usuarios de las redes sociales reivindicando su privacidad.No obstante, todas estas iniciativas resultan manifiestamente insuficientes. Ha llegado el momento del compromiso, no se trata de prohibir, ni de generar miedo y desconfianza, se trata de educar y de enseñar desde el sistema educativo. La cultura de la privacidad y de la seguridad en Internet debe ser promovida desde la educación primaria, al menos desde los nueve años de edad, mediante la inclusión en los planes de estudio de elementos de protección de datos y la creación de herramientas educativas ad hoc, en las que se aprenda a comunicarse con seguridad e independencia. Para ello, las autoridades educativas deben abordar el reto de formar a los profesores a través de planes de formación continuada. Las universidades no pueden formar psicólogos, pedagogos o maestros sin competencias básicas en este ámbito. En todos los niveles debe superarse la idea de la enseñanza de informática entendida como manejo de un ordenador y de distintos programas para integrar en los currículos académicos módulos con un contenido estructurado y comprensivo de todos los aspectos básicos de protección de datos y de seguridad.Internet, como la seguridad vial o la salud, forma parte la vida cotidiana de nuestros menores. Ha llegado pues el momento de formar en una cultura de uso positivo de Internet que debe comenzar por aprender cómo controlar nuestra privacidad en la Red. Es por ello que, ante la incorporación a las aulas en estas fechas de millones de alumnos en nuestro país, resulta necesario poner de manifiesto que esta materia ineludiblemente debe incorporarse a los planes de estudio, incluyendo un aprendizaje que ponga en valor el uso de la información personal.En esta línea ya están trabajando las autoridades educativas de países como Alemania para impartir una asignatura sobre privacidad en la que se enseñe a los jóvenes cómo manejar su identidad digital en la red. También habrá que abordar la formación de padres, madres y personas adultas. No olvidemos que está en juego la seguridad de nuestros hijos.
    El laberinto de la enseñanza del inglés en la universidad
    Un informe del British Council pone de manifiesto la disparidad de la formación en idiomas en los campus y alerta de posibles agravios para los estudiantes

    Atención: utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y, así, mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.